19.9.16

Mi bebé

Hace varios años supe que las posibilidades de tener un hijo biológico eran sumamente difíciles.
Una de las peores noticias que pudieron darle a alguien que moría de ganas de tener un hijo y disfrutar un embarazo alguna vez en su vida. 
Mis chihuahuas ocuparon ese lugar, se volvieron mis hijas.



Mi beba se me fue.

El amor pequeñito de mi corazón se me murió en una semana dónde todo lo que le había prometido se fue a la mierda y dejé que la lastimaran, y punzaran y terminara muerta en una puta mesa. En una puta mesa sin su mamá! En una maldita operación a la que le juré no llevarla pero había que escuchar a todo el hijueputa mundo y sus putas opiniones.

Si, es el post más malcriado, más lleno de dolor y rabia; que también tenía que perderla a ella? Qué más me va a quitar este maldito año? Mi princesa ya no me dice arrú, ay mi bebé; se me está partiendo el corazón no tenerte conmigo.

Y toda mi estabilidad emocional se está llendo al carajo.

28.5.16

Cuando duele

Cuándo fue realmente amor?
Cuando las sonrisas brillaban al ritmo de un corazón que se contenía por no salirse,
cuando la almohada se abrazaba con ansías que sacara sus brazos,
cuando sus manos se volvieron curita a los rotos de un alma destrozada,
cuando sin un beso en los labios el sentimiento fue mas fuerte que una noche de placer,
cuando entre arañas y serpientes el frío robó cualquier aliento con su piel erizada.

Cuántos labios y manos has conocido? 
Cuántos fueron realmente amor?
Les amaste? 
Te amaron?


Y es que cuando duele; de alguna manera buscamos hacer que duela más,
masoquista corazón que no logras controlar los ríos con lágrimas caudales de tristeza,
estúpida mente incapaz de cerrar las puertas al pasado olvidado en estantes de cenizo empolvado,
insensata piel que muere por un abrazo cual pegamento mágico que sane los cortes abiertos;
temblorosas manos que no logran controlar el camino a seguir sin tener que dudar en ver atrás.

Amor destrozado cual disco rayado deja de repasar pasados y presentes, deja de herirte sólo.

1.3.16

Primer año

Hoy preciosa no haces falta.
Hoy mi vida bella le doy gracias al universo por haberte tenido en mi vida.
Hoy agradezco haber sido bendecida con la luz que irradiabas.
Hoy imploro al cielo que te guarde entre sus ángeles preciados.

Hoy no te lloro más. Hoy te mando un beso al cielo, gracias por haber hecho mi vida mejor por el simple hecho de haber sido parte de ella. Te amo al cielo, mi hermana del alma, mi mejor amiga.